The morning after: la resaca


Seguramente Joaquín Lavín durmió bien anoche. Ya se acabó la pesadilla de cargar con la cruz de ser candidato de un proyecto que tenía todas las trazas de perdedor. Tuvo que poner la cara, cosa admirable, y declararse dispuesto a ser “un soldado más” mientras Piñera le decía “amigo mío” y lo palmoteaba. Como buen político, Lavín se las ingenió para no parecer demasiado malagestado, aunque no se la pudo para levantar los cachetes y hacer la famosa sonrisa. Me dio algo de pena. Un poquito. No perdió la dignidad Lavín, y por eso digo que habrá dormido bien anoche. Longueira y Novoa deben haber estado contentos con sus triunfos electorales, sobre todo Longueira, que está mirando las próximas presidenciales con los colmillos afilados y perfeccionando su imitación oral de Sergio Onofre Jarpa. A lo mejor Novoa y Longueira también durmieron bien y, quién sabe, a lo mejor hasta soñaron con San Jaime que les venía a hacer un cariñito o para darles consejos, como premio.

San Jaime: Longueira, sigue a ese cura, sigue a ese cura.

Longueira: ¿De qué me hablas, oh Jaime? No te catscho una. Te seguí el consejo. Hicimos arar al cura Jolo. Pero eso ya pasó hace rato, andas desfasado, no hay que mirar el presente con ojos del pasado.

San Jaime: No me queda otra, insolente. Acuérdate que soy un fantasma y que esa cuña te la enseñé yo, mocoso.

Longueira: Disculpa, oh Jaime. Es que tengo sueño, ha sido un día pesao. Me tuve que ir a agarrar con unos rotos en La Pintana, y después pasó lo de Joaquín, lo de Bombal, lo de Sergio, el susto de la Evelyn.

San Jaime: Claro, ha sido lamentaule. Bueno, descansa, pero en algún momento quiero aparecerme para analizar lo que viene. ¿Te conviene el rezo de la noche del miércoles? Mañana en la noche le toca a Joaquín y el martes a Jovino.

Longueira: Perfecto, porque el jueves me voy a de vacaciones.

***

En La Tercera aparece una crónica muy interesante acerca de las vicisitudes de la candidatura de Lavín. Estuvo a punto de renunciar a su candidatura y se las jugó, sin éxito, por tratar de dividir RN. Su propio partido decidió privilegiar el trabajo parlamentario antes que dedicarle energía a la campaña presidencial. Hasta Ricardo Claro intentó bajarlo.



Eso es todo por ahora. So long Joaco.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: